MEDICINE
hamburger
alt

La onicomicosis es un trastorno común, antiestético y contagioso. Que puede prevenirse vigilando regularmente sus uñas, especialmente las de los pies que son más propensas a verse afectadas además de ser son menos evidentes y visibles que las uñas de las manos.


¿Qué es la onicomicosis?

En griego onicomicosis significa infección de la uña (onico) por un hongo (micosis). La onicomicosis es la enfermedad más frecuente que puede afectar las uñas siendo responsable de más de la mitad de los casos de alteración ungueal.


¿Quién tiene la culpa?

Existen dos tipos de hongos que colonizan las uñas, el primero es un dermatofito (Trichophyton rubrum) y el segundo es la Candida (Parapsilosis).

En los dedos del pie se trata de dermatofitos en 90% de los casos.


¿Cómo nos contagiamos?

El principal factor de riesgo es alguien del entorno que alberga el hongo, se puede contagiar a través de fragmentos de cornecitos infectados (piel muerta descamada) repartidos en el baño o en la cama compartida. Y fuera del hogar los ambientes ideales son las piscinas, duchas y vestuarios de instalaciones deportivas o recreativas, donde a través de un suelo húmedo se puede adquirir la infección por hongos tanto en el pie como en las uñas. Es decir, todos los lugares en los cuales caminamos con los pies descalzos.


¿Factores de riesgo?

Se han identificado una serie de factores que contribuyen, entre ellos:

  • La edad (1 de cada 3 personas por encima de los 60 años se ve afectada),
  • Hacer uso de baños compartidos (como camerinos y duchas de gimnasios, etc.)
  • Enfermedades asociadas (como la diabetes)
  • Entre otros

¿Se debe tratar rápidamente la onicomicosis?

Sí, por dos razones.

  1. Para interrumpir la cadena de transmisión.
  2. El problema se resuelve rápidamente cuando la matriz de la uña aún no está infectada. Cada milímetro de uña perdida se traduce en semanas adicionales de tratamiento.

¿Cuáles son los tratamientos?

Existen dos tipos de tratamientos los locales (antimicóticos tópicos) y los sistémicos (antimicóticos orales)

  1. Los tratamientos locales se justifican como primer recurso cuando la enfermedad se limita al borde de la uña estando intacta la matriz. El tratamiento local puede durar 6 meses a más para las uñas de las manos y 9 meses a más para las uñas de los pies.
  2. Los tratamientos sistémicos tratan simultáneamente todas las partes infectadas. (Incluyendo la planta de los pies consideradas más difíciles de tratar con un tratamiento tópico) Cuando la afectación de la uña es lateral y/o proximal, y tenemos más de una uña afecta, el tratamiento de elección son los tratamientos sistémicos (normalmente asociados a preparados tópicos). Las pautas varían según el fármaco utilizado (terbinafina, itraconazol o fluconazol), pero en general tienen una duración de entre 1 a 3 meses para la onicomicosis en las manos, y de 3 a 6 meses para la onicomicosis en los pies. El tratamiento debe ser siempre supervisado por un médico. Las recaídas tras el tratamiento son frecuentes y pueden ser debidas a una reinfección o a una erradicación incompleta del hongo original. Sin embargos son fáciles de usar y muy eficaces.

¿Cómo prevenimos una recaída o un primer contagio?

Prestando atención a las uñas de sus pies, en particularmente a los pedacitos de pieles que se encuentras en entre los dedos de los pies, ya que ese el primer signo de una infección por micosis.

Además, se tiene que secar pies cuidadosamente después de la ducha entre los dedos del pie; evitar caminar descalzo en los lugares públicos (como las: piscinas, vestuarios, alfombras, etc.) siempre utilizar una toalla personal, ventilar los zapatos y/o colocar talco para reducir la humedad, usar calcetines de algodón, zapatos adecuadas y confortables. Por último, la desinfección de instrumentos usados para las uñas como lo es el cortaúñas, el cortacutícula, etc. 


¿Qué sucederá si no tratamos la onicomicosis?

Pensando que las lesiones desaparecerán con el tiempo es caer en un error.

Por un lado, está el prejuicio estético. Por otro lado, puede contagiarse otras partes del cuerpo, como la planta del pie, también otras personas.  Además, los dedos de los pies dañados pueden molestar y hasta impedir el caminar.



Usted está a punto de salir de la familia de sitios web de ABBOTT a un sitio web de terceros

Los enlaces que te sacan de los sitios web mundiales de Abbott no están bajo el control de Abbott, y Abbott no es responsable del contenido de ninguno de estos sitios ni de ningún otro enlace de dichos sitios. Abbott está proporcionando enlaces a usted sólo como una conveniencia, y la inclusión de cualquier enlace no implica el respaldo del sitio enlazado por Abbott.


el sitio web que ha solicitado también puede no estar optimizado para el tamaño de la pantalla.

¿Desea continuar y salir de este sitio web?

true
accessibility
© 2016 Abbott. All Rights Reserved. Please read the Legal Notice for further details.

Unless otherwise specified, all product and service names appearing in this Internet site are trademarks owned by or licensed to Abbott, its subsidiaries or affiliates. No use of any Abbott trademark, trade name, or trade dress in this site may be made without the prior written authorization of Abbott, except to identify the product or services of the company.

accessibility

Usted está a punto de salir de la familia de sitios web de ABBOTT a un sitio web de terceros

Los enlaces que te sacan de los sitios web mundiales de Abbott no están bajo el control de Abbott, y Abbott no es responsable del contenido de ninguno de estos sitios ni de ningún otro enlace de dichos sitios. Abbott está proporcionando enlaces a usted sólo como una conveniencia, y la inclusión de cualquier enlace no implica el respaldo del sitio enlazado por Abbott.


el sitio web que ha solicitado también puede no estar optimizado para el tamaño de la pantalla.

¿Desea continuar y salir de este sitio web?