MEDICINE
hamburger
alt

Hablemos de la dermatitis atópica


¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica es una dermatosis pruriginosa crónica, inflamatoria, que alterna períodos de exacerbación (sintomáticos) con períodos de calma o reposo (asintomáticos). Se caracteriza por presentar piel seca y placas rojas e inflamadas.

Es una enfermedad multifactorial compleja que combina dos tipos de anomalías:

  • una alteración de la barrera epidérmica (deficiencia de filagrina, anormalidades en los lípidos, etc.) que hace que la piel esté seca y anormalmente sensible a todos los ataques;
  • una tendencia a la sensibilización a los alérgenos, con una reacción inmune excesiva.

La dermatitis atópica se refiere a manifestaciones inflamatorias, recurrentes de la piel que aparecen como parte de la atopia.


La prevalencia de la dermatitis atópica

La prevalencia se ha triplicado en los últimos 30 años. Es la enfermedad de la piel más común en los niños. Sin embargo, afecta a todas las poblaciones y etnias. Un estudio reciente indica que el 17% de los morenos y el 15% de los latinos se ven afectados por esta condición [1].

La prevalencia está aumentando, también por factores del entorno. Los cambios en el estilo de vida como las tendencias a mayor higiene personal en nuestras sociedades (más común en los países industrializados), son causas de dicho aumento. Según los resultados de una encuesta de hogares realizada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades [2], la tasa de afección de dermatitis atópica en niños menores de 18 años aumentó de 5% a 10% entre los niños hispanos entre el 2000 al 2010.

También hay una predisposición genética, de hecho, la prevalencia aumenta según el historial clínico de la familia (si alguno de los dos padres padece de dermatitis atópica, el niño tendrá un 50% de probabilidad de padecerla; esta predisposición se incrementa si ambos padres están afectados).

Por lo tanto, se considera como un problema emergente de salud pública en varios países.


¿Cuáles son las causas de este aumento?

Existen varias hipótesis:

  • Parto por cesárea: el niño no “tomaría” la flora de la piel de la madre como durante un parto vaginal.
  • Uso abundante y abusivo de jabones detergentes.
  • "Menos infecciones": a menos infecciones el sistema inmunológico reacciona a cualquier alérgeno.

Por supuesto, esta enfermedad no es contagiosa.


Los síntomas y la localización de la dermatitis atópica

La intensidad de los síntomas es muy variable de un individuo a otro y pueden variar dependiendo de la edad del paciente. La dermatitis atópica generalmente comienza durante los primeros tres meses de vida.

El eritema, la sequedad y el edema son los síntomas relacionados con la inflamación. Conducen a la picazón y comezón que a su vez generan lesiones por rascado y liquenificación, que pueden infectarse.

En el periodo de reposo (asintomático), puede haber una piel seca en todo el cuerpo o alrededor de las lesiones. Esta sequedad también puede provocar picazón.

Y es así que empieza el circulo vicioso de la dermatitis atópica. La inflamación aparece siempre en la misma dirección: eritema (placas rojas) ampollas, supuración, formación de costras (posiblemente edema).

Diferentes síntomas pueden ocurrir simultáneamente en función de la zona del cuerpo.

Un prurito intenso puede impedir que el niño concilie el sueño, lo que puede tener un fuerte impacto en su calidad de vida como también en la de sus padres.


¿Qué hacer al respecto?

Durante el periodo de exacerbación (sintomático)

Se quiere de una reacción rápida y se recomienda aplicar una crema de cortisona para reducir la inflamación.

Los corticosteroides, se aplican sólo en las zonas inflamadas, lo que calmará rápidamente la inflamación. Un tratamiento seguido de manera adecuada desde el principio permitirá que el paciente perciba una rápida mejoría. Alrededor de las zonas inflamadas sobre la piel seca, es necesario aplicar emolientes.

Para la mayoría de los casos, el tratamiento tópico (local) es suficiente para reducir la inflamación y picazón.

La aplicación debe de ser una vez al día para calmar la inflamación (normalmente durante 4 a 8 días) y rápidamente se verán reducidas las lesiones rojas y la secreción. La utilización debe hacerse de acuerdo con la prescripción médica.

Sin embargo, no hay que olvidar que hay que tratar el área inflamada rápidamente y durante el tiempo recomendado.

Como segunda línea y en casos de eczemas más graves y resistentes, otro tratamiento inmunosupresor tópico puede ser prescrito. (medicamento disponible exclusivamente por dermatólogos y pediatras).


¿Cuáles son los disparadores?

Los brotes de la dermatitis atópica pueden ser favorecidos por contacto con agentes irritantes tales como jabón, detergentes, telas que pican, los alimentos, el calor y el sudor.

La sequedad del aire, algunas situaciones cambiantes y el estrés puede también causar picazón y erupción.

Cualquiera que sea la intensidad de los síntomas de la dermatitis, es necesario adoptar buenas prácticas diarias; y cuidar de la piel cuando se irrita es lo esencial.


Durante el período de remisión (ASINTOMÁTICO)

La aplicación de emolientes es crucial para reconstruir la piel y disminuir la sequedad.

Con el tiempo y con el tratamiento, las recaídas (periodos sintomáticos) se harán menos frecuentes dejando espacio a los periodos más favorables de remisión (periodos asintomáticos). Sin embargo, la piel quedará excesivamente seca, por eso los emolientes deben aplicarse varias veces al día en todo el cuerpo, con el fin de restaurar la barrera de la piel.

Aplicar un emoliente al menos una vez al día, es sinónimo de reducir y espaciar los periodos de brotes. El emoliente reduce la sequedad de la piel, por lo tanto, la picazón y la sensación de tener la piel tensa.

Nota: En periodo de remisión la piel ya no es de color rojo, pero si la piel seca persiste, puede significar una inflamación subyacente.

Esta sequedad de la piel también es indicio de que la barrera de la piel está dañada y por tanto los antígenos puede penetrar, lo que puede luego desencadenar un periodo de exacerbación. Entonces es necesario reconstruir la barrera de la piel y esto se logra con la aplicación del emoliente.

En otras palabras, para reconstruir la barrera de la piel: durante un periodo de remisión la aplicación del emoliente debe ser en todo el cuerpo, varias veces al día si es necesario. Mientras que en los periodos de brotes se recomienda aplicar el emoliente sólo en la piel que no está roja.


Un tip:

Es importante en todo momento elegir “jabones hipoalergénicos”, conocidos como sustituto de jabón, o syndet ya que son calmantes, suaves, de tolerancia muy alta, sin fragancia, tensioactivos. Como también secar la piel con mucho cuidado, sin frotar, sino “con toques”. Lo mismo se aplica con los Shampoos.


PRODUCTOS

OTC

prod-overview-img

ALERSONA

HIDROCORTISONA 1%

Alersona se debe aplicar en tandas cortas de 1-2 semanas para tratar incluso pequeñas áreas lesionadas. Crema x 20 gr.

Usted está a punto de salir de la familia de sitios web de ABBOTT a un sitio web de terceros

Los enlaces que te sacan de los sitios web mundiales de Abbott no están bajo el control de Abbott, y Abbott no es responsable del contenido de ninguno de estos sitios ni de ningún otro enlace de dichos sitios. Abbott está proporcionando enlaces a usted sólo como una conveniencia, y la inclusión de cualquier enlace no implica el respaldo del sitio enlazado por Abbott.


el sitio web que ha solicitado también puede no estar optimizado para el tamaño de la pantalla.

¿Desea continuar y salir de este sitio web?

true
accessibility
© 2016 Abbott. All Rights Reserved. Please read the Legal Notice for further details.

Unless otherwise specified, all product and service names appearing in this Internet site are trademarks owned by or licensed to Abbott, its subsidiaries or affiliates. No use of any Abbott trademark, trade name, or trade dress in this site may be made without the prior written authorization of Abbott, except to identify the product or services of the company.

accessibility

Usted está a punto de salir de la familia de sitios web de ABBOTT a un sitio web de terceros

Los enlaces que te sacan de los sitios web mundiales de Abbott no están bajo el control de Abbott, y Abbott no es responsable del contenido de ninguno de estos sitios ni de ningún otro enlace de dichos sitios. Abbott está proporcionando enlaces a usted sólo como una conveniencia, y la inclusión de cualquier enlace no implica el respaldo del sitio enlazado por Abbott.


el sitio web que ha solicitado también puede no estar optimizado para el tamaño de la pantalla.

¿Desea continuar y salir de este sitio web?