MEDICINE
hamburger
alt

Por supuesto, todos saben a qué se parece el acné: Una piel grasa y brillante, con granos, y “puntos negros" que aparece en las mejillas o en la nariz.


¿Pero qué es realmente?

El acné es una enfermedad que afecta los folículos pilo-sebáceos ("poros") en la que se produce una alteración de su funcionamiento. El acné es muy frecuente y, junto a la posibilidad de producir molestias, ocasiona una evidente repercusión a la imagen física y en la autoestima personal. El acné suele observarse en adolescentes e jóvenes, aunque, en ocasiones, también puede presentarse en recién nacidos y adultos. Las lesiones de acné suelen localizarse sobre todo en la cara y pueden extenderse al cuello, escote y espalda.


Las causas del Acné: paso a paso

Nadie sabe exactamente cuál es la causa del acné, pero se cree que es debido a la fluctuación de los niveles de hormonas, especialmente los andrógenos (testosterona), los cuales tienen la capacidad de sobreestimular las glándulas sebáceas a esto se le suma una proliferación de bacterias que generan una sobreproducción de sebo. El acné es el resultado de la inflamación causada por estos factores, lo que da lugar a la obstrucción del poro.

Es muy importante entender esto, para poder romper el ciclo de acné


¿Los más afectados?

¡Los adolescentes y los jóvenes! Puesto que el acné afecta el 80% de las personas entre 11 y 30 años.


Existen varios tipos de Acné, pero hablemos de las más común.

El acné más común es el denominado vulgar, y, debido a que su evolución es impredecible: puede ser de una curación rápida, casi espontánea hasta ser muy persistente. Por eso siempre debe ser tomado en serio y ser objeto de un tratamiento adecuado.


Las diversas lesiones del Acné

En el acné pueden observarse diferentes tipos de lesiones. En primer lugar, existe un aumento de la secreción sebácea. Se ve en exceso de sebo, la piel brilla y aparecen pequeños granitos. (microcomedones).

Luego con la oclusión del (folículo pilosebáceo) poro, lo que da lugar a una retención de la secreción sebácea, es cuando aparecen los denominados comedones abiertos y cerrados: las denominadas "espinillas negras" y "espinillas blancas".

 Estas lesiones pueden desarrollar cambios inflamatorios en forma de enrojecimiento, aumento del tamaño de las lesiones.

Y pueden empeorar tanto con la proliferación de las bacterias (Propionibacterium acnes) que conduce a una inflamación y aparición de pápulas y pústulas (colección de pus “grano”).

Finalmente, si ocurre la ruptura del folículo en la dermis; aparecerán lesiones como los nódulos y quistes, las cuales podrán dejar cicatrices deprimidas.


¿Cómo lo resolvemos?

A cada Acné su tratamiento

Acné leve: tratamientos comedolíticos (que favorecen la expulsión de los puntos negros) o antibióticos tópicos para luchar contra la infección.

Acné moderado:  cuando las medidas tópicas ya no son suficientes, es necesario asociarlos a antibióticos por vía sistémica. Y tener cuidado con la exposición al sol (riesgo a fotosensibilación). Debe Fotoprotegerse. Pregunte a su médico.

Acné severo: es cuando generalmente se recure al uso de los medicamentos más potentes. La prescripción de la misma requiere de una vigilancia médica escrita, ya que implica precauciones rigurosas, sobre todo en términos de la anticoncepción. Y puede tener efectos adversos graves.


Los dermocosméticos

-        Productos suaves para aliviar la piel

-        Humectantes y emolientes para compensar la sequedad provocada por algunos tratamientos

-        Productos "no comedogénico" para no generar más puntos negros de acné ...

-        ... y, en general, los productos diseñados específicamente para la piel acneica


Las cosas que tienes y no tienes que hacer

No te vayas a dormir, sin antes haberte lavado la cara.

¿Alguna vez ha notado que la gente en las películas despierta impecable sin lavarse la cara por la mañana? Si bien esto puede parecer normal y aceptable en las películas, este no es el caso en nuestras vidas. Unos pocos minutos para eliminar el maquillaje, el sudor y la suciedad de la piel. Esto ayudará a prevenir la inflamación.


¡Ojo no vayas al otro extremo!

Pero no lavarse la cara demasiado, ni con detergentes/jabones. Es preferibles elegir jabones sustitutos.


¡No te manipules tus granos!

Una sola vez es suficiente para causar una cicatriz del acné. Si lo hace todo el tiempo, es muy probable que termines teniendo varias. Estas cicatrices son irreversibles. ¡Así que no tome este riesgo, y no sucumba a la tentación de explotarlos!


Cuídate del sol

Contrariamente a la creencia popular, permanecer al sol no eliminará el acné. Al contrario, la exposición a los rayos UV es la principal causa del envejecimiento de la piel e incluso puede causar la inflamación. Y estar en el invierno no quita que los rayos UV están presentes durante todo el año. Por lo que es necesario protegerse del sol todo el año todos los días con un fotoprotector que tenga al menos un SPF 20 o 30.

Consulta siempre a tu Dermatólogo 



Usted está a punto de salir de la familia de sitios web de ABBOTT a un sitio web de terceros

Los enlaces que te sacan de los sitios web mundiales de Abbott no están bajo el control de Abbott, y Abbott no es responsable del contenido de ninguno de estos sitios ni de ningún otro enlace de dichos sitios. Abbott está proporcionando enlaces a usted sólo como una conveniencia, y la inclusión de cualquier enlace no implica el respaldo del sitio enlazado por Abbott.


el sitio web que ha solicitado también puede no estar optimizado para el tamaño de la pantalla.

¿Desea continuar y salir de este sitio web?

true
accessibility
© 2016 Abbott. All Rights Reserved. Please read the Legal Notice for further details.

Unless otherwise specified, all product and service names appearing in this Internet site are trademarks owned by or licensed to Abbott, its subsidiaries or affiliates. No use of any Abbott trademark, trade name, or trade dress in this site may be made without the prior written authorization of Abbott, except to identify the product or services of the company.

accessibility

Usted está a punto de salir de la familia de sitios web de ABBOTT a un sitio web de terceros

Los enlaces que te sacan de los sitios web mundiales de Abbott no están bajo el control de Abbott, y Abbott no es responsable del contenido de ninguno de estos sitios ni de ningún otro enlace de dichos sitios. Abbott está proporcionando enlaces a usted sólo como una conveniencia, y la inclusión de cualquier enlace no implica el respaldo del sitio enlazado por Abbott.


el sitio web que ha solicitado también puede no estar optimizado para el tamaño de la pantalla.

¿Desea continuar y salir de este sitio web?